Pablo Curatella Manes, La plata 1891.

Fue uno de los más destacados escultores argentinos con una brillante carrera internacional. Hijo de inmigrantes, desde los 14 años se interesó por la escultura y fue aprendiz del escultor Arturo Dresco. Estudió en Bellas Artes y a los 19 años creó una medalla conmemorativa de oro para el vicepresidente  Victorino de la Plaza, quién le dio una beca de estudios en Florencia y Roma.

En 1912 expuso en Buenos Aires y regresó a Europa, donde fue alumno de Emile-Antoine Bourdelle, autor del monumento del General Alvear, que se alza en Plaza Francia. En una segunda estada en París, trabajó con Juan Gris, Constantin Brancusi y Le Corbusier. En 1929, exhibió en Argentina “Las Tres Gracias”, obra abstracta que definiría su etilo para siempre.

Fue miembro del cuerpo diplomático argentino y su carrera artística se desarrolló entre Francia y la Argentina y hay obras suyas el Museo de Arte Moderno de París. Murió en Buenos Aires, en 1962, a los 70 años.